Vamos a hacer las cosas bien.

Acabamos de tomar la decisión firme de adelgazar. Decidimos perder peso y que el próximo verano no nos vuelva a pillar el toro y nos veamos utilizando ropas amplias y agradecidas con nuestra línea para ocultar lo que no nos gusta (que eso sería también otro tema de debate).

Empezamos una “dieta” (debemos saber que dieta es todo lo que comemos, independientemente de que sea apropiada o no y de que sea de un tipo u otro) de adelgazamiento. Hay dos posibles consecuencias: que pierdas peso y luego lo vuelvas a recuperar; que te prives de un montón de calorías vacías o incluso de verdaderos alimentos de tu agrado y que no consigas nada. QUE ESTÁ PASANDO?

Muy sencillo, tu cuerpo no quema las grasas. Es decir, no tiene la capacidad de utilizar las grasas para producir parte de la energía que diariamente necesitamos entrando así en un círculo nada virtuoso: a mayor grasa corporal, mas grasa sigo acumulando. ¿Sabias que si no estamos en forma de cada 1.000 calorías ingeridas sólo el 70% es utilizado y el 30% restante se acumula en el organismo? La existencia de grasa en nuestro cuerpo no es en sí mismo un problema sino solamente la explicitación de que nuestro organismo no está funcionando correctamente.

Vamos a utilizar un ejemplo: imaginaros que tengo una contractura muscular en la columna cervical que me produce unos fuertes dolores de cabeza y mareos, voy al médico y me trata con antiinflamatorios e incluso con relajantes musculares, desaparece la conturactura pero a las semanas vuelve a aparecer. El médico me ha tratado el síntoma, no el problema.

¿Y si yo me preocupo realmente de conocer el problema que subyace y que genera periódicamente mis problemas cervicales? Al igual si estiro sistemáticamente mi columna cervical y refuerzo y estabilizo mi cinturón escapular soluciono el problema…

Pues bien, con la grasa ocurre lo mismo, si eliminamos la grasa por medio de una estrategia basada en operaciones de estética, o intentamos atacarla con una menor ingesta alimenticia, sin incluir la actividad física, no estamos incidiendo en el verdadero problema y al cabo del tiempo sufriremos una gran frustración porque todos nuestros esfuerzos (incluso económicos) no habrán servido para nada a medio plazo. No se engorda por comer, incluso puedes engordar sin comer!!!! (trataremos este tema)… SE ENGORDA PORQUE NUESTRO CUERPO NO QUEMA LOS ALIMENTOS DEBIDO A LA FALTA DE MASA MUSCULAR Y A UNA QUÍMICA INTERNA QUE PRODUCE GRASA A PARTIR DE LA COMIDA QUE INGERIMOS DEBIDO A UNA FALTA DE EJERCICIO AERÓBICO.

Vamos pues a cambiar por completo el chip y a olvidarnos de la palabra dieta como la representación de una forma de comer orientada adelgazar y vamos a empezar a dar a nuestro cuerpo lo que realmente necesita. Convirtámoslo en un quema grasas elevando nuestra masa muscular y ejercitándolo aeróbicamente. Es decir en lugar de reducir el aporte de calorías al cuerpo, vamos a obligar a este a que las destruya!!!!! No olvides que perder unos kilos de peso no es algo tan difícil, lo verdaderamente complicado es no recuperarlos ¡!

Anuncios
Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Entrenamiento Personal

...¿quiéres comentarnos algo?...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

…tus palabras de la mañana…
" El verdadero camino hacia el éxito está en la Simbiosis entre Evolución e Involución, Desarrollo y Crecimiento Personal ” Ana Ferrera
…tus áreas de trabajo…
…MyCoachingWork lee…
A %d blogueros les gusta esto: